Nombrados en alguna ocasión como “La Mejor Banda en Inglaterra”, The Libertines regresa a los escenarios después de una década de ausencia. Con mentes más maduras y cuerpos reformados; y por supuesto, con nuevo álbum. 

Todo inició con Pete Doherty (guitarra) y Carl Barât (vocales) en 1997, cuando ambos se conocieron mientras estudiaban la universidad. En poco tiempo se dieron cuenta de la química artística que compartían y de ahí nació su colaboración para escribir canciones, que se vio interrumpida por 10 años, siempre destinada a regresar.

Vía britfeeling.cl

Vía britfeeling.cl

Pero no fue hasta el 2000 cuando la banda logró firmar un contrato con el sello Rough Trade Records. Por estas épocas The Libertines se convierte en una “banda” al integrarse oficialmente el baterista Gary Powell y el bajista John Hassall. Decimos “banda” porque los managers del grupo quisieron enfocarse en la unión entre Doherty y Barât, como un dúo creativo.

El primer single de The Libertines fue “What a Waster” que aunque no recibió la atención esperada de los medios (debido a su fuerte lenguaje y a cuestiones de censura en Reino Unido), se convirtió en uno de los tracks íconos del grupo y por supuesto uno de los favoritos entre los fans.

El primer álbum Up The Bracket fue lanzado en el 2002 y para el siguiente año ya se estaban presentando en el Coachella. La revista NME nombró a la banda la salvadora de la música en Reino Unido. Pero por éstas épocas las adicciones y los problemas de Doherty con The Libertines empezaron a aflorar, simplemente no se presentó en el tour del grupo por Europa y después presentó su proyecto personal Babyshambles.

Su segundo álbum The Libertines fue lanzado en el 2004, acompañado de los problemas relacionados al mal comportamiento de Doherty y su estadía en la cárcel. La portada del álbum es quizá la más famosa del grupo y el track más aclamado del álbum fue “Can’t Stand Me Now”.

En este año, Pete Doherty afirmó que jamás regresaría a tocar de nuevo con The Libertines, esto fue después de grabar el disco y de que los managers incluso contrataran seguridad para que Doherty y Barât no se pelearan. Pete continuo un tiempo reingresando a clínicas contra las adicciones. “Can’t Stand Me Now” es un grito del grupo a Doherty sobre su comportamiento.

 

Otro track importante del segundo álbum es “Music When The Lights Go Out”, interpretado por Pete Doherty. Una canción acústica aclamada que quizá cuenta la problemática relación entre Doherty y Barât.

 

Este año, The Libertines anunció su regreso oficial, con Doherty libre de adicciones y con su tercer álbum Anthems for Doomed Youth con “Gunga Din” como su primer single después de 10 años de separación.