Foto vía Joo Murga 

No hay plazo que no se cumpla y ayer, después de una larga espera, por fin pudimos ver a Zedd en la Ciudad de México como parte de su ‘Echo Tour’, gira cuya llegada a nuestro país fue anunciada en el mes de junio.

El show se llevó a cabo en el Pepsi Center, las puertas se abrieron a las 7 PM para dar inicio a la fiesta con Lophiile y Grey. Tres horas y media más tarde llegó el turno de Zedd, el acto más esperado de la noche, quien apareció en medio de los visuales con una mesa muy discreta que dejaba ver su silueta a lo lejos.

 

 

La presentación arrancó al ritmo de un tic-tac que explotó con “Beautiful Now”, track que se desprende de su álbum True Colors y que sonó por cada rincón del planeta desde que salió a la luz. Poco después, nos transportamos hasta 2010 con “The Time” de The Black Eyed Peas. Otro de los temas que encendió los primeros minutos de la noche y que nos hizo cantar a una sola voz fue el remix de “Rude”, acompañado de una explosión de colores.

 

 

Desde los primeros minutos, Zedd se apoderó del lugar y controló la fiesta como el experto que es, llevando al público por una montaña rusa de emociones a través de cada beat. Los visuales son importantes en la presentación de cualquier DJ, pero en el caso de Zedd son mucho más que un complemento, ya que se convierten en un elemento clave que intensifican la experiencia alimentando todos los sentidos con la música.

Los lásers también se hicieron presentes a lo largo de la noche, deleitando el panorama de todos los que formaron parte de la primera presentación del “Echo Tour” en México. Uno de los mejores momentos de la noche fue patrocinado por “One More Time”, el clásico de Daft Punk, que sonó mientras el juego de luces amarillas, azules, rosas y naranjas formaban triángulos y prismas en el aire.

Obviamente, no pudieron faltar “I Want You To Know”, “Stay The Night”, “Get Low” y “Break Free”,  colaboraciones junto a grandes figuras del pop como Selena Gomez, Hayley Williams, Liam Payne y Ariana Grande (respectivamente) que han llevado su nombre y música a cada rincón del mundo.

 

 

Desde que sonaron las primeras notas de “Stay”, su hit junto a Alessia Cara, el público perdió el control y se preparó para corearla, creando una atmósfera increíble protagonizada por el amor a la música. Minutos más tarde, llegó el himno que lo llevó a la cima hace cinco años: “Clarity”. Sin duda, estos dos temas eran los más esperados de la noche y Zedd los reventó en el clímax de su presentación.

La música y la fiesta siguieron, pero el ritmo empezó a bajar cuando soltó “Spectrum”, una de sus joyas más melódicas y enérgicas a la vez que cuenta con la voz de Matthew Koma, entre lásers verdes y azules. Después de este track, Zedd se despidió de su público…pero aún faltaban unos minutos para las 12, así que sabíamos que regresaría para darnos el “pilón”.

 

 

Y así fue… el DJ se ausentó por unos segundos para regresar con la versión extendida de su remix a “Alive”, original de Empire of the Sun, una de sus armas más poderosas. Los lásers de color rojo se apoderaron del momento a la par de los beats llenos de energía; Zedd aprovechó este momento y tomó su celular para tomar algunos snaps que estuvieron disponibles desde ese momento a través de su cuenta. Después de la explosión de sonidos, por fin llegó el coro que todos conocemos, uniendo al público en una sola voz.

 

 

Finalmente, en medio de aplausos, gritos y silbidos, Zedd agradeció y se despidió.

En resumen, el show fue una dosis musical tremenda en la que pudimos escuchar y disfrutar todos sus hits acompañados de grandes temas comerciales y cantables de diferentes épocas perfectos para disfrutar de una gran fiesta encabezada por Zedd. La producción es IN-CRE-Í-BLE, los visuales son de otro mundo y en la atmósfera se respiraba la mejor vibra gracias a la música y el baile.

Ver a Zedd en vivo es toda una experiencia que debes vivir por lo menos una vez y jamás nos cansaremos de tenerlo en México.