foto por Taylor Hill/Getty Images

Cuando Marshmello se apoderó de la escena, recibió una fuerte crítica por usar un casco y esconder su identidad. Al igual que otros artistas, se defendió argumentando que no importaba saber quién era, sino ser parte de un movimiento y disfrutar de la música. El fin de semana pasado nos dio una muestra de ello.

La escena está llegando a personas cada vez más jóvenes y la actitud tan positiva. Una muestra de ello, es la frecuencia con la que vemos niños en festivales y conciertos de música electrónica. Consciente de ello, Mashmello ha decidido una vez más, cumplir el sueño de un niño, al convivir con el durante su presentación en Governors Ball, festival que ocurrió en Nueva York. Como “una foto habla más que mil palabras, observa los siguientes videos, publicados en las historia del DJ en Instagram:

Subir al escenario y saltar junto a tu DJ favorito no tiene precio y el Mini Mello demostró mucha alegría. La cosa no paró ahí, pues también estuvo detrás de las tornamesas con Marshmello, mejorando el ya emocionante momento…

Para concluir la gran experiencia, que el Mini Mello seguramente no va a olvidar jamás, Marshmello firmó su casco.