No cabe duda que Don Diablo es uno de los artistas más queridos de México, con cada presentación nos sube a una montaña rusa de emociones a través de su propuesta musical, la melancolía, la euforia, la alegría son parte fundamental de sus piezas que hasta el día de hoy se habían mantenido dentro de las melodías y estructuras características del house contemporáneo.

Y digo “hasta el día de hoy” porque en esta ocasión, Don Diablo, decidió dejar su zona de confort y, en colaboración con Marnik, estrenó “Children of a miracle”, pieza en la que se apropian de los elementos más representativos del trap y el future bass para darles el espíritu inspirador del holandés y la explosión enérgica de la dupla italiana.