Fotos cortesía de The Social Festival México

The Social Festival es un concepto único que nació en Maidstone, Kent, una región situada 50 kilómetros de Londres, gracias a Saved Records, el sello de Nic Fanciulli. El festival emprendió su primer viaje a Latinoamérica, haciendo paradas simultáneas en México y Colombia llevando lo mejor del house y techno en su forma más pura.

Dos escenarios formaron parte de la primera edición de The Social en la Ciudad de México: The Meadow y The Barn, ambos con una gran oferta musical para los oídos más exigentes y conocedores. The Meadow nos sorprendió a todos, ya que a pesar de ser una estructura simple, contaba con dos elefantes que parecían haber salido de una esfera disco que custodiaban a los DJs en cada acto. Por si fuera poco, los visuales que se proyectaban por delante y por detrás del DJ en turno lograron unirse perfectamente al ritmo de los beats, logrando actuar con la música y convirtiendo a cada set en una verdadera experiencia para todos los asistentes.

Andre VII, Carlos Belatti, Johnny House-In, Bas Ibellini, Hector, Paco Osuna, el anfitrión Nic Fanciulli y el maestro Carl Cox fueron los encargados de encender al público durante la primera jornada en el stage principal. La gente nunca dejó de llegar, pero la mayoría se dio cita en el lugar a partir de las 19 horas; poco antes de las 10 de la noche, el jardín de la Arena Ciudad de México estaba a reventar y no cabía una persona más. Sin duda, el acto más esperado fue el de Carl Cox, quien deleitó a sus seguidores desde la 1 de la mañana hasta las 4:30, media hora más de lo que estaba establecido en el horario.

El segundo día estuvo a cargo de Me & Myself, Haz James, Harvard Base, Stacey Pullen, George Fitzgerald, Pete Tong, The Martinez Brothers y Loco Dice. Este día también fue una verdadera fiesta, especialmente desde que apareció Pete Tong en el escenario para después darle paso a The Martinez Brothers y Loco Dice, quienes cerraron la primera edición con broche de oro volviendo locos, literalmente, a los guerreros que aguantaron el baile hasta el final.

¿Alguna vez se imaginaron ver algo de pirotecnia en un evento del estilo? The Social nos sorprendió, ya que aunque no se trataba de un festival que pretende opacas a la música con su producción, nos demostró que un poco de fuego al ritmo del techno nunca está de más y que se pueden ofrecer tanto música de calidad como un buen escenario y todo un show al público.

THE BARN

¿Por qué separar The Barn de The Meadow y hablar de este escenario en un apartado especial? Porque The Barn se convirtió en un verdadero rave por 11 horas durante dos días, empezando por el lugar en el que estaba ubicado: el estacionamiento de la Arena Ciudad de México.

The Barn logró capturar la esencia de la escena underground, transformando un estacionamiento en el santuario de muchos que acudieron al escenario alternativo para bailar al ritmo de Kenny Glasgow, ex-integrante de Art Department, D’Julz, Martin Buttrich, Lauren Lane, Mark Fanciulli, Art Department y Damian Lazarus, sólo por mencionar algunos.

Foto cortesía de Erick Santos

Durante la primera noche, tuvimos la oportunidad de disfrutar la mayor parte del set de Art Department, conformado hoy en día por Jonny White, logrando cumplir y hasta superar todas nuestras expectativas. Al llegar al lugar, podíamos ver a cientos de personas al fondo y, conforme caminábamos, el volumen de la música y el calor aumentaban. No sabemos si nos gustó mucho porque la música siempre estuvo en su punto (Jonny sabe lo que hace) o porque la particularidad de la situación nos hizo sentir, por fin, en una fiesta improvisada (o bueno, en un “verdadero rave“). Como haya sido, el sudor por bailar durante horas entre tantas personas encerradas bajo el techo del estacionamiento valió la pena y los que estuvieron ahí no nos dejarán mentir.

No cabe duda de que The Social Festival quedará entre los favoritos de este año, ya que logró cumplir en todos los aspectos y, aunque cansados por tanto mover los pies al ritmo de la música e ir de un escenario a otro, nos dejó con un buen sabor de boca. Pero como dicen: “Lo bailado nadie te lo quita”.

Lo mejor de todo es que el festival promete volver en 2018, así que esta edición no fue más que un entrenamiento para lo que se viene el próximo año. ¿Nos acompañan?

Posted by The Social Festival Mexico on Thursday, March 23, 2017