Con más de dos décadas en la música electrónica, Norman Cook parece haberlo visto todo. Sin embargo, el domingo pasado cumplió una hazaña más en su carrera: tocar ante un público infantil en uno de los festivales más grandes de Inglaterra.

En Brighton Fringe Festival existe una temática Baby Loves Disco, la cual es una serie de conciertos organizados en más de 20 ciudades alrededor del mundo para niños menores de cinco años que son acompañados por sus padres en la pista de baile mientras un DJ mezcla sus éxitos con algunas de las canciones favoritas de los niños.

Entre risas, pulgares arriba y manos en el aire, Fatboy Slim tuvo una tarde diferente pero que bien valió la pena además de que estuvo acompañado de su hija todo el tiempo.