ADVERTENCIA:
Los nombres de productores y los tracks mencionados en seguida sirvieron como ejemplo para desarrollar la idea que igualmente puede ser aplicada en diferentes artistas a pesar de no encontrarse mencionados en este artículo. En ningún momento se trata de desprestigiar a éstos y para evitar malos entendidos se recomienda leer el artículo completo.

Tras su salida de Spinnin’ Records, uno de los primeros tracks que escuchamos por parte del joven Martin Garrix fue “Bouncy Bob”, una pieza bastante celebrada debido al drástico cambio de estilo que esta producción representaba para el sonido de Garrix, dicho track fue anunciado como colaboración al lado de Justin Mylo & Mesto e inclusive se pensó que éste track podría ser un parte aguas decisivo para el rumbo que tomaría su carrera como productor.

Sin embargo en esta ocasión el co-productor de este track Justin Mylo está por lanzar una nueva colaboración, pero ahora al lado de Mike Williams, con el respaldo de Musical Freedom, titulada “Groovy George” y que desde el estilo del nombre junto con la estructura y los sonidos, pareciera solo haber cambiado la melodía a diferencia de “Bouncy Bob”.

Sí, así es el estilo de Justin Mylo y nadie lo discute, pero entonces, ¿de qué sirvió la “participación de Martin Garrix y Mesto en “Bouncy Bob” si tras escuchar este último preview terminaría siendo una colaboración en la que, al final, no se nota su presencia? Esto abre paso a pensar que algunos productores solamente se mantienen en el medio como un tipo de “presta nombres” ya que reciben propuestas nuevas de otros DJs, las publican, las venden y las vuelven populares debido a la fama de dicho productor representa dentro de la escena.

Continuando con los ejemplos tomados, caso diferente ocurre en la colaboración que Martin Garrix realiza al lado de Dillon Francis, “Set Me Free“, en la que se puede apreciar el trabajo, la innovación y la experimentación de ambas partes así como la homogeneidad del sonido de ambas propuestas. No sólo se trata de hacer música porque sí, mucho menos al aventón, sino de saber representar el talento del que tanta gala se hace, de tener una presencia dentro de cada colaboración y, sobre todo, de darle a los fans la calidad de producciones que merecen escuchar.