Foto cortesía del artista

Han pasado poco más de 60 días desde que Martin Garrix hizo oficial su adiós de la disquera más grande del EDM: Spinnin’ Records. Argumentando diferencias irreparables y puntos de vista inquebrantables, el chico sensación de la música se separó de su equipo de management y de Spinnin’ para continuar su camino a lado de Scooter Braun, el hombre detrás de Justin Bieber y Ariana Grande.

Uno de los puntos más importantes de aquél comunicado fueron los derechos de copyright y propiedad de sus canciones, siendo Spinnin’ Records el gran ganador. Sin embargo, Garrix no se quedó atrás e interpuso una demanda contra Eelko van Kooten, el hombre detrás de MusicAllStars Management B.V. y Spinnin’ Records B.V..

En el documento que los hará llegar a la corte, Martin estipula que Eelko lo “engañó con información falsa y engañosa” que lo llevó a pasar los derechos de su música a Spinnin’. Además, van Kooten únicamente buscó su beneficio y jamás se preocupó por el artista cuando el joven DJ y productor firmaba con el sello holandés.

Los últimos días de agosto, Garrix y Spinnin’ lanzaron sus comunicados argumentando puntos opuestos sobre los derechos de la música y demás. ¿Quién será el gran vencedor en esta batalla? Por supuesto que el joven maravilla debería recuperar los derechos de su música y darle una cachetada con guante blanco al gran magnate de la música.