Foto cortesía de Tomorrowland

En los últimos años, México se ha caracterizado por ser casa de la música electrónica. La llegada de Electric Daisy Carnival (EDC), Electric Zoo, Sensation, A State Of Trance (ASOT) y WiSH Outdoor han forjado una imagen intocable de la escena electrónica en el país así como la constante visita de los mejores DJs con presentaciones memorables y tours alrededor de México. Asimismo, el público ha catapultado la escena como una de las favoritas por el ambiente creado alrededor de este popular género.

Sin embargo, México aún no ha presenciado la llegada de más festivales de alta categoría al país. Enumeramos 10 festivales que, por supuesto, la tierra azteca merece y necesita vivir:

10. The Day After Festival

Panamá ha celebrado el comienzo de un nuevo año con un festival que ha crecido año con año. Disco Donnie Presents es el responsable de llevar al país centroamericano a los mejores talentos del orbe con una producción fuera de serie. 

 

9. Lollapalooza

El festival arraigado en Chicago, IL lleva 10 ediciones de manera consecutiva en Gran Park presentando lo mejor del rock alternativo, indie, rap y música dance. Con sucursales en Buenos Aires (Argentina), Santiago (Chile), Sao Paulo (Brasil) y Berlín (Alemania) no luce descabellada su llegada a México en los próximos años.

 

8. Stereosonic

 

Con seis ediciones en su haber, Stereosonic es el festival de música dance por excelencia de Australia. Con cinco paradas alrededor del país oceánico, el evento es catalogado como algo fuera de serie. ¿El cartel? Simplemente inolvidable.

7. Sónar

Más de 20 años de experiencia respaldan a la oferta cultural que combina lo lúdico con lo artístico así como la vanguardia y experimentación con las nuevas corrientes musicales de la electrónica de baile. México lucía como destino del festival en 2014, sin embargo, fue cancelado de manera abrupta sin más explicaciones.

6. Defqon.1

Q-dance es el responsable de los beats que suenan con fuerza en Holanda y Australia. Con una educación musical respaldada en el hardstyle, la producción enmarca la fortaleza de la música para crear una atmósfera única. Poco a poco, México comienza a conocer y descubrir más el hardstyle por lo que en un mediano plazo no vería fuera de serie la llegada del festival al país.

 

5. Mysteryland

El festival antecesor a Tomorrowland dio hincapié a la expansión y experimentación de festivales electrónicos alrededor del mundo. Llegando a Estados Unidos y Chile, Mysteryland posee un misticismo que pocos han logrado igualar. 

 

4. Beyond Wonderland

 

Inspirado en el País de las Maravillas, Insomniac destinó su lado más creativo al festival californiano para dar una lección del mundo mágico. Bajo este mismo concepto, Pasquale desarrolló Nocturnal y White Wonderland que, sin duda, han enamorado a más de uno. Si Electric Daisy Carnival (EDC) ya arribó a la Ciudad de México, ¿Por qué no pensar en otro festival de esa magnitud?

3. Creamfields

 

Directamente de Inglaterra, Creamfields es uno de los festivales con mayor expansión internacional. En 2005, Creamfields anunció su llegada a México en el mes de noviembre. Paul Oakenfold, Hernan Cattaneo, Zoé y Babasónicos encabezaron la noche en el Palacio de los Deportes. ¿Por qué no pensar en un regreso y en mejor forma ahora que es una de las capitales del género electrónico?

2. Ultra Music Festival

 

Tras 17 ediciones en Miami, FL Ultra Music Festival ha conquistado millones de fanáticos. Una experiencia que enmarca la Miami Music Week y reúne lo mejor de la música dance. Con una transmisión del festival vía internet y una conquista del globo con más de 10 destinos internacionales, México debería ser la siguiente parada de UMF. 

1. Tomorrowland

 

¿Necesita presentación el festival más aclamado en el mundo? Con 10 ediciones en su haber y una alineación que incluye más de 300 artistas y 10 escenarios, Tomorrowland ha catapultado su fama alrededor del planeta. Sin importar géneros musicales, el festival de Boom, Bélgica es el paradisiaco sueño de todos. Adentrándose en Estados Unidos y Brasil, una cuarta expansión del festival no luce fuera de serie.