La quinta edición del festival Corona Capital estará caracterizada por ser el año en el que sí llovió (y en serio). Sábado de lluvia, domingo de lodo, pero  lo anterior no impidió que los asistentes disfrutaran al máximo de sus artistas favoritos.

 

En esta edición, el Corona Capital se unió a los grandes festivales del mundo al integrar brazaletes. La implementación de la “nueva” tecnología sólo permitió la compra de bebidas y alimentos en algunos puntos del festival.

Desde que se abrieron las puertas hasta aproximadamente las 7 de la noche el clima parecía ideal para un festival, pero fuimos sorprendidos. ¿Eres de las chicas que traían sus sandalias y shorts para evitar el calor? O ¿Unos tenis cómodos?

Empezó la tortura, la lluvia inició casi a las 7 de la noche, no pasó ni media hora para que el clima empeorara y empezáramos a buscar refugio, que muchos encontraron por los food trucks o en algunos casos en la carpa del Bizco Club.

Para aquellos que estuvieron presentes en el Bizco Club, seguro contarán la mala experiencia, gente empujando, gritando, cervezas al suelo o sobre de ti. Para cuando Jungle empezó su presentación, se escuchaban gritos y en algunos momentos de desesperación.

Lamentablemente, gracias a una tormenta eléctrica, el Corona Capital se vio temporalmente suspendido hasta que los organizadores consideraron que las condiciones eran las adecuadas. Por supuesto que esta decisión causó malos comentarios entre los asistentes.

Dejó de llover, los asistentes resbalaban por correr hacia los escenarios donde se presentarían más músicos. Una vez más, la lluvia comenzó, Zedd y Gus Gus pudieron presentarse pero el evento se vio temporalmente cancelado y por lo consiguiente atrasado para las presentaciones de SBTRKT, Massive Attack y MGMT.

Sólo en el escenario Doritos y Bizco Club se dio aviso a los asistentes de la temporal cancelación del evento. Lamentablemente, parte del staff informó a diversos asistentes que se cancelaría en su totalidad el festival y fue así como muchas personas salieron del venue.

SBTRKT tocó su set completo, Massive Attack sólo 6 canciones y MGMT no tenía mucho tiempo en el escenario cuando tuvieron que salir de éste para reanudar su presentación después de Jack White.

Charcos de agua y lodo formaron parte de la atmósfera musical que Jack White creó y sinceramente, cientos de fanáticos dejaron a un lado el problema climático para poder disfrutar la música.

Para el domingo, aquellos que habían sufrido la lluvia el día anterior no dudaron en venir preparados, desde la ropa más abrigadora, botas para lluvia o ¿por qué no? Trajes completos al puro estilo de Breaking Bad.

Mientras avanzaban los minutos, el lodo y los charcos se hacían más presentes, no hubo persona alguna que se librara de regresar a su casa con lodo embarrado hasta los tobillos, hubo algunos que prefirieron “nadar” en el sutil piso y hacer del Corona Capital una experiencia más de vida.

Cuando oscureció, simplemente nos permitimos vivir y nos dejaron de importar los kilos de lodo en nuestros pies. Al finalizar el festival, miles de personas empezaron la larga travesía hacia la salida, cruzando “puentes”, descalzos y un himno de sonidos lodosos que seguro no se olvidará.

Con lo anterior, cerca de 80 mil personas vivieron, por otro año más, la experiencia Corona Capital. ¿Qué nos espera el siguiente año?